Probando lencería premamá

lenceria-premama-embarazo

La lencería premamá, ese tema ineludible antes, durante y después del embarazo. Porque nuestro cuerpo experimenta muchísimos cambios físicos  y por tanto tenemos que poner al día el cajón de nuestras prendas íntimas. ¡necesitamos renovar nuestra colección de lencería… yujuuu nos vamos de tiendas! Uno de los primeros cambios que notaremos será el aumento del pecho, más voluptuoso y terso. ¡hasta dos tallas podemos aumentar!

Parece una tontería elegir que sujetadores y braguitas vamos a utilizar durante esta época  porque seguro que has comprado infinidad de dichas prendas a lo largo de tu vida, pero cómo decidirnos si somos “unas novatas” en esto de la maternidad… ¿compramos un sujetador de embarazo o de lactancia? ¿qué talla? ¿braguitas o tanga? ¿las famosas braguitas de cuello alto o fajita? nos surgen mil y una dudas y no hay forma de saber que nos va a resultar mejor por mucho que nos digan, aconsejen o recomienden más que nuestra propia experiencia. ¡No hay más señoras!

Tenemos la gran suerte de que hoy en día  en Lenceria premama no es cómo antiguamente que no podían nuestra pobres abuelas elegir entre el gran surtido del que disponemos en estos tiempos tanto en camisones, camisolas, pijamas, sujetadores, bodys, braguitas, fajas, medias, etc.

Pero lo más importante con independencia de tu estilo o preferencia a la hora de vestir normalmente lo importante, lo realmente importante en este periodo tan mágico que estás o vas a estar disfrutando es llevar prendas que se adapten a cada fase del crecimiento de la barriga y tus pechos. Mi más humilde recomendación desde mi experiencia es que no os gastéis una fortuna llenando el carrito de la compra y desmantelando las estanterías de las mercerías porque se os quedarán pequeños en breve, o pensaréis ahora me va grande de copa pero en dos meses me irá bien y en dos meses puede que ya no os abroche, se os claven los aros (yo los compraría sin aros) o que la gomilla de esas braguitas tan monísimas que visteis puestas en el maniquí de esa tienda premamá o a la modelo online se os clave o roze en el ombligo (no hay nada más molesto cuando se salta el ombligo, que se os saldrá que os quede la gomilla de la braguita a mitad de él). Lo ideal es que tengáis quita y pon de cada prenda y según vuestro cuerpo vaya experimentando los cambios de vuestro embarazo vayáis reponiendo. Porque cada cuerpo es un mundo y cada embarazo es distinto al otro por lo que no podréis prevenir con antelación que comprar. Y probaros en los probadores sin vergüenza todas las tallas que necesitéis hasta dar con el que realmente os sentís a gusto y sexys. Si sexys porque la maternidad no solamente es el momento de cuidarse para vuestro futuro hij@ también debéis sentiros bien con vosotras mismas, y eso es un gran error que cometemos la mayoría de las madres primerizas, el descuidarnos de nosotras y pasar a un segundo plano antes de que nazca nuestro retoño.

También puede interesarte...