Pasos a seguir en caso de embarazo no planeado

embarazo-no-planeado-deseado

De acuerdo con algunos estudios y encuestas, casi la mitad de todos los embarazos no habían sido planeados. Así que si te encuentras en la misma situación, no desesperes, un embarazo no planificado no es el fin del mundo. Éstas son las primeras cosas que deberías tener en cuenta:

Habla con tu pareja

En caso de que alguno de los dos quiera tirar adelante y tener el bebé, es necesario mantener la calma y no tomar decisiones precipitadas. Enfadaros y discutir entre vosotros no ayudará a nadie. El embarazo también puede ser una experiencia maravillosa  y enriquecedora, intentad pensar en todos los puntos positivos que tiene el traer al mundo una nueva vida, en lugar de insistir en los aspectos negativos que pudieran surgir.

El médico

Tan pronto como descubras que estás embarazada, es básico fijar una cita con un ginecólogo: en las primeras semanas podrán hacerte un examen de ultrasonido (aunque no esperemos ver mucho). Lo importante es asegurarse de que, durante la primera visita, te sientas cómoda con el médico que tengas asignado, de esta manera será más fácil tener confianza en él ¡no tengas miedo a hacerle una avalancha de preguntas!

Prepararse para los síntomas durante los próximos nueve meses

Los efectos secundarios más comunes del embarazo incluyen náuseas, enfermedad de la mañana (lo que puede ocurrir en cualquier momento del día), sensibilidad en los senos, fatiga, cambios de humor, picores y estreñimiento. Algunas mujeres sufren de estos efectos, mientras que otras tienen la suerte de pasar todo el embarazo sin problema alguno. Cuestión de suerte.

Tomar todas las medidas necesarias para hacer frente al futuro bebé

Si fumas y / o bebes alcohol, para inmediatamente. Reduce la cafeína, come sano, bebe mucha agua, descansa cuando tengas la necesidad y consulta a tu médico en caso de experimentar cualquier síntoma inesperado. Comienza a tomar ácido fólico para asegurarte de que tu hijo pueda obtener todas las vitaminas y minerales que necesite.

Protege tu salud emocional y mental

Con ejercicios anti estrés como el yoga, la meditación y/o cualquier otra afición que sea particularmente agradable y relajante como el punto de cruz o la pintura.

La dieta

No es que tengamos que empezar a “comer por dos” (aunque, de hecho, ahora tenemos una buena excusa), al menos todavía, pero has de empezar a comer de una manera sana y completa. Para hacerte una idea general, si estás en los primeros meses de embarazo (primer trimestre), tu dieta diaria debería tener una ingesta de cerca de 2.200 calorías, a las que hay que añadir unos 300 más durante el segundo y tercer trimestre.

También puede interesarte...