Niños y televisión: qué hacer y qué no

ninos-viendo-television

Cuando tienes niños pequeños, la televisión puede llegar ser un arma de doble filo: por un lado, es un medio de mantenerles entretenidos de manera fácil (además de permitirnos tomarnos un merecido ratito para nosotros de vez en cuando), pero al mismo tiempo puede ser una mala opción si no tenemos cuidado con el tiempo que pasan nuestros hijos delante del televisor o qué tipo de programas o películas pueda ver.

Muchos psicólogos y educadores han advertido ya en repetidas ocasiones del peligro que puede suponer el hecho pasar demasiado tiempo frente a la pantalla: según los últimos estudios, parece que los niños que ven mucha televisión tiene más problemas a la hora de desarrollar su lenguaje que los que la ven poco. Por no hablar de los posibles efectos negativos sobre la socialización al no relacionarse tanto con otros niños.

Para evitar estos problemas, hoy vamos a dar algunos consejos sobre qué podemos y qué no podemos hacer a la hora de que nuestros hijos vean la tele.

¿Tu hijo/a tiene menos de dos años?

Si tu hijo tiene menos de 2 años se debe evitar por completo la televisión: al menos es el consejo que da la Academia Americana de Pediatría. Al parecer, existe una correlación entre ver la tele a edades tan tempranas y el desarrollo retrasos en el lenguaje.

Establece un tiempo máximo diario

Si tu hijo tiene en cambio dos o más años, ponerle a ver cosas en la tele puede ser una opción, pero con algunas normas necesarias. En primer lugar, debe definirse un tiempo máximo para ver la televisión: a lo sumo una hora y media / dos horas por día.

No coloques el televisor en su habitación

Tenerla tan a mano hace más tentador la idea de ponerla  más a menudo, con lo que si lo evitamos será más fácil llevar un mejor control.

Nada de ver la tele a la hora de comer o cenar

El desayuno, el almuerzo y la cena son una buena ocasión para compartir charlas e intercambiar experiencias entre los diferentes miembros de la familia, y la televisión va a cargarse esa ocasión.

Los niños no pueden ver cualquier película o programa

Deben ver sólo los programas adecuados a su edad: dibujos animados (la mayoría), programas educativos para niños y documentales. Sé deben evitar cosas tan obvias como las películas de terror y demás programas y contenidos para un público adulto, ya que podrían dañar su sensibilidad, causarle pesadillas o darle malos ejemplos de conducta.

Hay vida más allá de la tele

La televisión no debe ser nuestra ‘canguro’ cada vez que queramos tener tiempo para nosotros. Piensa en actividades alternativas que puedan mantener a tu hijo ocupado de una manera más constructiva, las posibilidades son muchas: libros para leer (o colorear, si el niño es pequeño y todavía no sabe leer), juegos de mesa, pintura, dibujo, plastilina…

También puede ayudarte en lo que vayas haciendo por casa, dándole pequeñas tareas apropiadas para su edad (por ejemplo,  echar un poco de sal a la comida cuando hagas la cena).

También puede interesarte...